Nunca creí en la personalidad múltiple. Siempre pensé que se trataba de un efecto sociológico inventado por algún friki que quería hacerse notar. Repito, nunca creí en la personalidad multiple,..., hasta hoy.
Hoy me ha llegado la historia de un personaje asombroso. Un mortal (o no) capaz de afrontar retos, para la mayoría de los humanos, imposibles. Un ejemplo de tenacidad, de locura controlada, de tesón... Capaz de componer la más bella banda sonora a la vez que aterriza con suavidad un Boeing 747. Alguien capaz de sacar adelante proyectos inhumanos con una sonrisa perpetua en la cara. En definitiva, el ejemplo personificado de la personalidad múltiple moderna...

Gulliverb, o lo que es lo mismo, Chimo Ausín, o quizá su nombre real, Fernando Ausín, es una sola persona capaz de adoptar cualquiera de estas tres personalidades dependiendo del momento o, mejor dicho, del proyecto que se traiga entre manos.

Fernando Ausín es un tipo completamente normal, con una vida excitante pero normal. Fernando tiene un buen trabajo. Es Productor Ejecutivo y Director de una agencia de noticias Rusa en Madrid con sede en Moscú. En el año 2012 fue capaz de dejarlo todo para ayudar a levantar y poner en boca del mundo entero un canal de TV con más de mil millones de espectadores en todo el planeta. Lo más inquientante de esta historia es la naturalidad con la que te lo cuenta. Puede presumir de haber pisado tierras inaccesibles como Corea del Norte, de haber vivido una guerra de cerca o de haber compartido historias en el monte Gurugú con Sudsaharianos a punto de saltar la valla de la tierra prometida. Así es la vida de Fernando, intensa, fascinante, desordenada...

Chimo Ausín es un aviador. Un alma libre que viaja constantemente por los cielos de todo el planeta. Trabaja como Comandante de lineas aéreas en una conocidísima aerolinea española. Muy pocos pilotos pueden presumir de tener triple habilitación de tipo en la aviación comercial. Ha volado “la reina de los cielos” y doy fe que con una pericia fuera de lo común. Para los que no están muy puestos en el tema, he de deciros que esa “reina” es el avión más grande del mundo...

Chimo no ha tenido una vida fácil. Tuvo que emigrar a lugares lejanos y dejarlo todo para perseguir un sueño. El sueño de volar y de aprender. Enriquecer la mente y el espiritu es una de sus debilidades. En lugares como Arabia Saudí, Indonesia, Finlandia, Canada o la bella Sicilia han tenido la suerte de sentir su energía positiva... Una energía que él ha reciclado y mezclado junto a sus miedos más profundos y experiencias más radicales en un coctel explosivo que dispara con fuerza cada vez que se sube a un escenario. Es entonces, y solamente entonces, cuando todas estas personalidades se transforman en una sola, en Gulliverb.

 

Biography

Gulliverb es el resultado de esta fusión sub-atómica, casi irreal. Música que surge de dentro del alma y que penetra profundamente haciendo de cada sesión una experiencia visual y musical única y diferente. En definitiva, música que traspasa la piel y hace que el oyente se estremezca ante tal evidencia de experiencias y sentimientos. Quizá demasiado profundo para profanos, pero tan real como que la personalidad múltiple existe.

No es cuestión de suerte. Hay que currárselo y mucho. Gulliverb, o Chimo, o Fernando, como quieras llamarle, sabe perfectamente en que consiste el negocio de la música. Lleva más de 30 años dedicándose a ello profesionalmente, compaginando sus tres pasiones, y aún se toma la licencia de afirmar que aprende algo nuevo cada día. Ha colaborado en infinidad de trabajos discográficos de

primer nivel y ha compartido escenario con deidades como Phill Collins, Ricky Martin o Jean Michel Jarre, entre muchos otros. Es capaz de crear una Banda Sonora para una película romántica, un himno para un conocido club de Fútbol o pinchar una sesión Electro a la altura de cualquiera de los grandes. Gulliverb es así de imprevisible.

Su último proyecto se llama “12-02. The Journey” y es un homenaje a lo que el considera uno de los viajes más fascinantes que ha realizado el hombre moderno, el primer viaje a la luna. Se ha tomado la libertad de fusionar cientos de sonidos, minuciosamente producidos en su propio estudio, con músicos reales (orquesta sinfónica incluida) que aparecen y desaparecen mágistralmente de la escena durante toda la sesión, todo ello aderezado por imágenes que parecen flotar en el aire, hologramas, mapping y efectos especiales transgresores que hacen de “12-02. The Journey” un espectáculo único e innovador dentro de la actual escena del Djing en nuestro país. Gulliverb no tiene prisa. A pesar de sus 47 años (17 de Abril de 1971) se siente cómodo en su papel de Dj Productor. Es capaz de resetear su cerebro con 20 minutos de siesta y una ducha, y dejar atrás los miles de kilómetros volados como Chimo Ausín, el directo en las noticias de las 14:00 como Fernando Ausín, y todo ello, el mismo día que se sube a un escenario como Gulliverb ante miles de personas.

Así que, nunca creí en la personalidad multiple,..., hasta hoy. Larga vida a Gulliverb.

D. de Fooz. Periodista. (2021)